martes, 3 de marzo de 2015

Los Juguetes son parte del desarrollo de los niños.

  • Se deben comprar juguetes siempre adecuados a la edad del niño.
  • Evitar aquellos que contienen piezas pequeñas o aristas y bordes muy acusados.
  • Consultar siempre detenidamente las etiquetas de composición.
juguetes navidad seguros
Con prácticamente todas las cartas a los Reyes Magos ya en el buzón, los niños de Baleares aguardan que este año, por fin, le traigan ese juguete con el que tanto han soñado. Pero, a veces, los sueños si se hacen realidad pueden convertirse en auténticas pesadillas, por eso los Reyes han de hacer de tripas corazón y dejarse guiar por la razón y la sensatez a la hora de llenar sus sacos de regalos.
Un buen regalo no siempre es aquel que al niño le hace ilusión sino aquel que le acompaña durante parte de su vida, de forma segura y sana, ayudándole a crecer sin peligros ni contraindicaciones. La labor delos Reyes Magos es complicada en este sentido, ya que la demanda está clara y tintinea a diario por toda la casa y la oferta está llena de productos y juguetes que no son siempre lo que uno se espera.
Elegir bien es la tarea de un buen Rey Mago, pero muchas veces carecen del conocimiento necesario para elegir correctamente. Con la idea de ayudarles, la Organización de Consumidores (OCU) ha elaborado una serie de pautas, consejos y rutinas que pueden ayudar a seleccionar mejor los regalos más adecuados para poner debajo del árbol esta Navidad.
Lo más importante, según indica la OCU coincidiendo con pediatras y especialistas en salud de la infancia, es que sean juguetes seguros y adaptados a la edad del niño. El precio no va a marcar la diferencia ya que, la asociación de consumidores recuerda que los precios de los artículos infantiles en estas fechas tienen tarifas muy similares en todos los establecimientos.
Lo que sí es vital es que sea un juguete bien elaborado. Debe estar realizados con productos lo más naturales posibles y deben especificar de forma clara su composición, para evitar comprar juguetes que contengan cualquier sustancia o elemento que pueda resultar tóxica para el niño  o producirle reacciones alérgicas. Hay que prestar especial atención a los elementos que se sueltan, a las piezas de pequeño tamaño que lo integren,  los remates y bordes del mismo, a las sustancias y complementos que contenga…
La edad importa
La edad para la que está pensada el juguete es un indicador que debe seguirse a rajatabla. Las prisas en estos casos son malas consejeras y, cuando al niño se le antoja algo que es para críos de más edad, debe explicársele debidamente y hacerle entender que tendrá que esperar a cumplir la edad fijada.
Mirar las etiquetas informativas y los libros de uso de los juguetes es una lata… pero es fundamental. Debemos exigir que el juguete tenga esas instrucciones en español y asegurarnos de que lo entendemos a la perfección para evitar malgastar el dinero con algo que, después, no vamos a saber utilizar correctamente y que, con toda probabilidad, acabará abandonado en algún rincón de la casa.
El montaje, el tamaño de las piezas, las pilas, los materiales y los complementos también deben examinarse con cuidado: los niños se llevan todo tipo de cosas a la boca sin precaución alguna y un pequeño muñeco puede causarnos un disgusto. Se ha de elegir, además, un juguete fuerte -que no duro-, que no se rompa fácilmente y que, de hacerlo, no rompa en astillas o pequeñas piezas punzantes o cortantes para el niño. Y si el regalo es algún equipamiento para hacer deporte, lo mejor es comprarlo completo. Es decir, nunca se deben regalar unos patines o una bicicleta a un niño sin su correspondiente casco y sus rodilleras. Ibmedic

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus datos