jueves, 3 de diciembre de 2015

Encendamos juntos el árbol de Navidad.

Hoy en el colegio, nos reunimos todos para llevar a cabo una hermosa ceremonia en la que todos compartimos nuestros buenos deseos. Nos gustaría competirles lo que el árbol de Navidad simboliza, no sin antes agradecer a todos los papitos por cooperar trayendo su nochebuena para vestir el árbol.

El árbol navideño es una costumbre proveniente de los países nórdicos que simboliza la vida. Por ello, para conmemorar la Navidad adornaban los árboles con guirnaldas, regalos y adornos de colores, costumbre que rápidamente se extendió por todo el mundo.

Una leyenda europea dice que el árbol de Navidad tuvo su origen una fría noche de invierno, cuando “un niño buscó refugio en la casa de un leñador y su esposa, que lo recibieron y le dieron de comer. Durante la noche, el niño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios. Para recompensar la bondad de los ancianos, tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos. Y así fue: aquel árbol dio manzanas de oro y nueces de plata”.

La forma de decorar los árboles varía en cada país; por ejemplo, en los países nórdicos las esferas son sustituidas por ángeles y duendes. En Japón, el árbol lleva en sus ramas muñecas, adornos de papel, abanicos y sonajeros. En China, en lugar de pinos se utilizan naranjos, símbolos de felicidad en esa cultura.

¿Sabías que existen árboles que compiten por coronarse como los más imponentes del mundo por su altura? Por ejemplo, cada año uno  de los árboles de Navidad más grandes del mundo se instala en el Rockefeller Center de Nueva York. Incluso en Mérida, Yucatán (México) hace algunos años se colocó un árbol de Navidad de 37 metros de altura con más de 70,000 luces.

En esta época en que preocuparse por el medio ambiente es muy importante, en algunos lugares puedes incluso rentar un árbol de Navidad vivo que llegará a tu casa en una maceta y será recogido semanas después para volver a ser plantado.

La mayoría de las personas que ponen un árbol navideño colocan debajo de él regalos para los integrantes de la familia. Sin embargo, recuerda que lo importante no es si el regalo que te tocó es el más caro o grande, sino el cariño y amor de quien te lo obsequia.

Por eso, cuando coloques tu regalo, acuérdate de envolverlo con un papel que jamás se romperá: el cariño. Como ves, el árbol de Navidad no es sólo un objeto que se pone en un rincón cada año, lleva consigo muchos significados sobre los cuales vale la pena reflexionar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus datos